Oraciones

Oraciones Contra Enemigos y Protección Contra el Mal

Es normal tener adversarios. Incluso enemigos. Ellos quieren atacar tus deseos, tus pensamientos, incluso cómo te ves y cómo tratas tu cuerpo. Entonces, es importante estar en guardia contra los planes de Satanás.

De acuerdo con Pedro 5:8, “Tu adversario, el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar“. Pero la Palabra de Dios también nos da una estrategia contra esos ataques diciéndonos: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.” (Efesios 6: 11-18).

Lo interesante es que cada pieza de la “armadura” descrita en ese pasaje se refiera al carácter de Cristo. En otras palabras, hazte a la semejanza de Cristo – permanece en Cristo – y podrás defenderte de los ataques del enemigo.

Permanecemos en Cristo a través de la rendición y la comunión constante con él. Mientras te vistes con la poderosa armadura de Dios, aquí hay cinco oraciones contra enemigos que te protegerán de los ataques de Satanás contra tu corazón, mente, emociones, boca y cuerpo.

Oraciones Contra Enemigos Visibles e Invisibles

1. Una oración para proteger tu corazón

Señor Dios, Capitán de mi corazón, Satanás sabe que si sigo tu primer mandamiento: amarte con todo mi corazón, alma y mente (Mateo 22:37), él es impotente sobre mí. Guarda mi corazón, Señor Jesús, que late solo por ti. No dejes que me vuelva complaciente contigo o que tenga la tentación de amar a alguien o a algo más que a ti. Quita los ídolos de mi corazón para que solo Tú mandes mi lealtad y mis mejores afectos. Ayúdame a amar y perdonar a los demás, ya que me has perdonado para que el enemigo no tenga asidero a través del odio o la amargura de mi parte. Cultiva en mi corazón Tu amor que “todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (Corintios 13:7). Finalmente, Señor, pon mi corazón en las cosas de arriba, no en las cosas terrenales. Ayúdame a recordar que tú moriste por mí y mi vida ahora está escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3: 1-2). Haz crecer mi anhelo por el cielo para que este mundo no tenga poder sobre mí.

2. Una oración para proteger tu mente

Dios todopoderoso, cubre mi mente con el yelmo de tu salvación, recordándome constantemente que soy tu hijo y que el enemigo no puede meterse conmigo. Arregla mis pensamientos, Señor Jesús, sobre lo que es verdadero, honorable, correcto, puro, encantador y admirable. Ayúdame a pensar en cosas que son excelentes y dignas de alabanza, para que tu paz proteja mi mente (Filipenses 4: 8-9). No me dejes copiar el comportamiento y las costumbres de este mundo, sino transformarme en una nueva persona cambiando mi forma de pensar. Entonces aprenderé a reconocer Tu voluntad para mí, que es buena, agradable y perfecta (Romanos 12: 2). Llena mi mente con Tu verdad, así estaré convencido de que las respuestas se encuentran en Tu Palabra, no en el mundo.

3. Una oración para calmar tus emociones

Señor, mantén al enemigo a raya calmando mis emociones con la paz de Tu presencia. Ayúdame a seguir Tus órdenes y no preocuparme por nada, sólo rezar por todo, con un corazón agradecido ofreciéndote oraciones y peticiones para que puedas darme esa paz que nadie puede entender por completo, una paz que controlará la forma en que penso y siento (Filipenses 4: 6-7). Haz me recordar, todos los días, que Tú eres el único que puede satisfacer mis necesidades emocionales, por lo que no busco en ninguna persona identidad, validación ni amor. Gracias porque eres el Dios de la paz, el Dios del orden, el Dios que cura mis heridas y me ayuda a ordenar y dar sentido a la vida. Tú no eres el Dios del caos o la confusión. Lléname con Tu Espíritu para que pueda expresar a los demás solo amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y templanza (Gálatas 5: 22-23).

4. Una oración para proteger tu boca

Señor, Jesús, cuida mi boca para que mis palabras sean pocas. Ayúdame a ser rápido para escuchar, lento para hablar y lento para enojarme (Santiago 1:19). No me dejes hablar palabras imprudentes que pueden perforar como espadas. En cambio, dame una lengua que traiga sanación (Proverbios 12:18). No me dejes ceder a los chismes o hablar palabras descuidadas que lastimarán a los demás. Mantén al enemigo lejos de mí, de modo que no salga de mi boca ninguna palabrería insultante, sino solo lo que sea útil para edificar a otros, de acuerdo con sus necesidades, para que pueda beneficiar a los que escuchan. No permitas que aflija al Espíritu Santo con mis palabras (Efesios 4: 29-30).

5. Una oración para proteger tu cuerpo

Señor, te doy mi cuerpo. Que sea un sacrificio vivo y santo, que encontrarás aceptable (Romanos 12: 1). Sé por Tu Palabra que Satanás no puede cernirme como el trigo o incluso poner una mano sobre mí sin tu permiso. Así que pon tu cerco a mi alrededor para que mi cuerpo, tu templo, pueda ser preservado, puro, santo y saludable para ti (Corintios 6: 19-20). Bloquea los intentos de Satanás de hacerme dudar de que estoy “hecho con temor y maravillosamente” (Salmo 139: 14) y no me permitas escuchar sus burlas para dañar mi cuerpo por negligencia, desprecio, adicción o abuso. Soy tuyo, Señor Jesús, y quiero glorificarte en mi cuerpo así que manténme alejado de los intentos de Satanás y las tentaciones en este mundo y en mi carne para hacerme impuro, para vestirme inmodestamente, para hacer de mi cuerpo un escaparate o un anuncio de maldad o auto glorificación.

Usa estas oraciones de protección contra el mal para vencer a los enemigos contra la envidia y destruir su poder. Al orar para que Dios desarrolle los frutos de su Espíritu Santo en cada área de tu vida, serás invencible mediante la oración al que busca derribarte y hacerte menos como Cristo.

loading...
Share this Story

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: